05 - Qué pequeña soy

SEÑOR ME LLAMAS PARA ALGO GRANDE
¡QUÉ PEQUEÑA Y FRÁGIL SOY
Y QUÉ GRANDE ERES TÚ, SEÑOR!

Sueño con una Casa donde te alabemos en el silencio,
en la que la alegría reine junto al perdón.
Yo me siento pequeña y entonces voy golpeando las puertas
de las que ya te siguen, caminando en tu amor.


Eres, Señor, tan grande y te haces pequeño para decirme
lo que quieres de mí, en tus manos estoy.
Quieres que otras me sigan en el espíritu de Francisco,
para que siendo hermanas, anunciemos tu paz.


Tu Espíritu me da luz y canto alegre las maravillas
que hace en mi pobreza tu Misericordia.
Me mueve tu amor por mí, tu Encarnación,
tu muerte en la Cruz.
Adoro tus designios, amo tu voluntad.


Volver